sábado, 7 de enero de 2012

Deseos: velitas, estrellas fugaces, pestañas y panaderos.

Creo que el primer deseo que a uno se le viene a la mente, explica en gran parte qué somos y cómo nos encontramos en el momento en el que se está pidiendo. Porque por más que no creamos, siempre es buena una ayudita extra.
Mi deseo hace ya bastantes meses es imaginarme la cara de una persona, siempre la misma y concentrar todas energías que tengo, para luego decir en mi cabeza: que sea feliz. No pido que sea feliz junto a mi o ser feliz junto a esa persona. Que sea feliz, solo eso. Si tengo tres deseos, los otros dos los pido de costumbre, al estilo de: salud y amor para los seres queridos y alcanzar mis metas. Si solo podía pedir un deseo, bueno, entonces lo usé bien.

3 comentarios:

Marcos Esteban Ferrin dijo...

Me quedó una duda nomás. Que tiene ese kit d eprimear necesidad?

Moncho PD dijo...

Genial, entonces decile que oficialmente está admitida en mi grupo de sobrevivientes. Yo ya tengo armas de fuego, armas blancas, un pequeño bunker y muchisimas conservas.

Patty dijo...

Las estrellas fugaces son las únicas que siempre me garantizan que se van a cumplir mis deseos. Son mágicas. Un deseo tan hermoso como el tuyo de seguro se va a cumplir.

Besos.