viernes, 13 de enero de 2012

Cuadernos viejos

¿Te acordás cuando nos prometimos que no iba a haber sentimientos? Ingenuo de mi parte creerme que podría no sentir nada por vos, muy hábil de tu parte ese prematuro lavado de manos. Y es que te juro que intenté. Vimos tanto y me enseñaste tanto que hasta creí que vos ibas a ser el primero en romper esa promesa de los no-sentimientos. Malo de mi parte pensar que ibas a cambiar de parecer. No, cuando decías que disfrutabas de mi compañía y no querías involucrarte para no arruinar la relación, de verdad lo creías. Pero yo no. Hasta hace algún tiempo creí que yo era la débil, por caer. Después me di cuenta que el cobarde eras vos, escondiendo tus miedos bajo un moderno manto de mente abierta y desapego.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me sentí demasiado identificada con 'Él'.

Die dijo...

Qué bueno eso, cuántos años tenías?