domingo, 1 de julio de 2012

Fracaso vestido de seda...

No se escribir.
Ni dibujar.
Ni querer como se debe.
No se hablar.
Ni robar corazones.
No uso drogas recreativas.
Ni me recreo.
No tengo ganas de leer.
No tengo ganas de dibujar.
No tengo ganas.
No se si voy a ser una buena madre.
Ni siquiera una buena luchadora.
No conozco mi ciudad como debería.
No se coser.
No se bordar.
No se abrir la puerta para ir a jugar.
No escribo más canciones.
No quiero tener pesadillas.
No quiero dejar de tenerlas.
No quiero que me tengan lástima.
No quiero tener lástima.
No quiero lástima.
Ni ayuda.
No quiero vacíos.
Ni mutilaciones.
Ni decepciones.
No se a dónde voy.
No se como llegué acá, pero está más o menos bueno.
No se por qué hago esto.
Ni si voy a tener el coraje de mostrarlo.
No. Ni. No se.

3 comentarios:

Patty dijo...

Yo tampoco. Me gusta que sea así.

Uve eme dijo...

Lo de las drogas recreativas... no te hace más fracaso, de hecho se suele considerar más fracaso a quién huye a través de ellas. Excepto eso y lo de las ganas de leer -esas aún las conservo un poco- lo compartimos prácticamente todo. Reclamo mi vestido de seda como alternativa al triunfo.

Belén dijo...

Esto <3. Y estoy en total desacuerdo con eso de que no sabés escribir :).