lunes, 30 de julio de 2012

Eso

Ingenuo de mi parte creer que iba a poder dormir. Ya voy por la segunda peli y mi cama se siente gigante. No puedo leer y el gato no deja que lo acaricie. Recorro todos los momentos, te veo sentado al borde de la cama. Hace cuatro horas que doy vueltas, que tengo frío, que hay demasiado silencio. No se por qué me duele más que nunca, no se si buscarle un por qué. Camino por la casa y me choco con miles de fantasmas, uno por cada lugar que pisaste. No tiene sentido pero igual lo escribo, necesito sacarlo, no se qué más hacer. No me sale reirme ni llorar, solo estar acá tirada. Intenté llamarte varias veces, pero en el medio de la nada no hay señal. Seguro que estás despierto todavía y tengo tanto para decir que ya no tengo ni ganas de escribirlo.

1 comentario:

Uve eme dijo...

Mis noches desde diciembre.